Vida

Local del Centro Histórico fue saqueado en pleno toque de queda

Local del Centro Histórico fue saqueado en pleno toque de queda

La voz de Magdalena Moya, propietaria del local ‘Las espumillas de la Michelena’, ubicado en las calles Mejía y Guayaquil del Centro Histórico, se quiebra al recordar lo que pasó a las 23:30 del 31 de marzo del 2020. A esa hora, unos hombres ingresaron para saquear y destruir su negocio.

Ella lo cerró por la emergencia sanitaria del covid-19 a mediados de marzo. Como la mayoría de quiteños, acató la disposición de quedarse en la casa esperando que la situación se normalice. Sin embargo, la noche del 31 de marzo de 2020 recibió una llamada telefónica de la Policía Nacional indicándole que unos indigentes rompieron las seguridades de su local.

Moya, de 60 años, no pudo salir de su vivienda a ver lo que sucedió por problemas de salud y su hija se trasladó al negocio. Al llegar, los uniformados le indicaron a la joven que un grupo de indigentes había ingresado.

Se llevaron seis mesas, veintiocho sillas, una batidora grande de espumilla, una máquina de crema, un televisor, una procesadora de naranjas, tres licuadoras, un horno grande electrónico, una refrigeradora llena de productos cárnicos, tres quintales de azúcar y arroz.

También víveres de la bodega, una cocina a gas, seis cilindros, toda la vajilla, lámparas y material de construcción. “El monto del atraco alcanza aproximadamente los USD 15 mil”, indicó.

La hija de la propietaria del local hizo un registro fotográfico de cómo quedó el local de su madre luego del robo. Foto: Cortesía

La hija de la propietaria del local hizo un registro fotográfico de cómo quedó el restaurante de su madre luego del robo. Foto: Cortesía


Su hija tomó fotos de los daños y registró que los delincuentes abrieron todos los cajones de los muebles y rebuscaron lo que había allí. Tras contactarse con los policías, los uniformados recorrieron el Centro Histórico para inspeccionar los sitios en donde pernoctan los indigentes y buscar lo sustraído.

Recuperaron una olla de espumilla, un refrigerador, cuatro sillas y un televisor. Uno de esos objetos fue escondido entre unas cobijas viejas y sucias en la Plaza Chica. Moya señaló que la Policía se percató del robo luego de que encontraran a los ladrones en la calle Venezuela llevándose unas sillas. Incluso un vecino les tomó una fotografía.

“Me dicen que la televisión y el refrigerador están en la Policía (...) En el local, (los delincuentes) se quedaron fumando marihuana. Yo me pregunto, si nos encontrábamos en toque de queda ¿dónde estaba la Policía?”, indicó la víctima.

Moya tiene la esperanza de recuperar lo que le robaron. “Desmantelaron mi negocio, no hay detenidos. Ya presenté la denuncia”. Desesperada, asegura que no puede salir a buscar sus cosas y teme que los ladrones la agredan físicamente. “Además, nos da miedo enfrentarlos porque ellos podrían tener covid-19”, dice preocupada.

Añadió que el año pasado hizo un préstamo de USD 10 mil para repotenciar su negocio. Ahora, no sabe cómo afrontar los pagos. "No me quedó nada, apenas unos mostradores y un mueble que no pudieron llevarse”.

Las ‘Espumillas de La Michelena’ -contó la mujer- es un local con 50 años de tradición en la capital. Al Municipio y a la Policía les pidió que la ayuden a recuperar lo que le robaron.