Vida

Los mineros informales aún aparecen en Buenos Aires, Imbabura

Los mineros informales aún aparecen en Buenos Aires, Imbabura

A pesar de los controles que realiza la fuerza pública en la Merced de Buenos Aires, una parroquia de la provincia de Imbabura en donde se realizaba minería informal, los buscadores de oro continúan visitando el sector.

El jueves 23 de julio del 2020, el personal de las Fuerzas Armadas y la Policía descubrieron un inmueble de madera que fue construido en el sector la Y del Cristal. Los uniformados recibieron información que señalaba que en ese sitio se encontraban personas que estarían realizando actividades mineras.

Es por ello que realizaron una incursión a las 23:00. Al interior de la cabaña se encontró a 10 personas, entre ecuatorianos y extranjeros. Ellos tenían cuatro radios portátiles de comunicación, seis linternas, ocho machetes y un generador de energía eléctrica, entre otras herramientas.

Los ciudadanos fueron desalojados de la parroquia, porque no eran de Buenos Aires, y los artículos fueron incautados y entregados a la Policía Nacional. Este operativo se realizó tres días después de que militares encontraran a un costado de la vía, que conecta Y del Cristal con la cabecera parroquial de Buenos Aires, 40 sacos de material, posiblemente con oro. Los costales estaban listos para ser movilizados. Ese día no se encontró a ninguna persona en el sitio.

Buenos Aires ganó fama por la presencia de oro en las entrañas de sus montañas. Eso atrajo a buscadores del metal dorado, que extraían el producto de manera ilegal, sin los permisos correspondientes. Sin embargo, las autoridades realizaron un operativo el 8 de julio del 2019, que permitió evacuar a 10 000 personas y recuperar el material mineralizado, además de herramientas, como taladros y plantas eléctricas.

Desde esa fecha la zona quedó bajo la custodia de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional. El viernes 17 de julio del 2020, tras 40 días de trabajo, finalizó el operativo de traslado del material mineralizado que fue incautado en la parroquia.

Se trata de más de 13 000 bultos -cuyo peso oscila entre 40 a 50 kilogramos cada uno- que fueron expropiados a personas dedicadas a la minería informal, en esta zona rural del cantón Urcuquí.

Los más de 13 000 bultos pasará a custodia de la Empresa Nacional Minera, para iniciar con el proceso de beneficio y posterior comercialización. Se calcula que genere alrededor de USD 2 millones de ingresos para las arcas del Estado.