Vida

Los tipos de cáncer infantil más frecuentes

Los tipos de cáncer infantil más frecuentes

En general, entre los niños y adolescentes en los Estados Unidos, los tipos más comunes de cáncer son las leucemias, tumores del cerebro y del sistema nervioso central y los linfomas.

Entre los niños (de 0 a 14 años), los tipos más comunes de cáncer son las leucemias, seguidas por tumores del cerebro y otros tumores del sistema nervioso central, linfomas, sarcomas de tejido blando, neuroblastomas y tumores de riñón.

Entre los adolescentes (de 15 a 19 años), los tipos más comunes de cáncer son los tumores del cerebro y otros tumores del sistema nervioso central y linfomas, seguidos de leucemias, cáncer gonadal (testicular y ovárico), tumores de células germinales, cáncer de tiroides y melanoma.

Hasta 2015, aproximadamente 429 000 supervivientes al cáncer de la infancia y de la adolescencia estaban vivos en Estados Unidos. La cifra de supervivientes, estiman los Centros, seguirá en aumento dado que la cantidad de cánceres infantiles diagnosticados a tiempo ha aumentado levemente en las últimas décadas y que los índices de supervivencia en general están mejorando.

¿Cuál es el pronóstico?

El pronóstico general para los niños y adolescentes con cáncer ha mejorado ampliamente en la última mitad del siglo. A mitad de los años setenta, 58 % de los niños (según los CDC, de 0 a 14 años) y 68 % de los adolescentes (de 15 a 19 años) diagnosticados con cáncer sobrevivieron al menos 5 años. Entre 2008 y 2014, 83,4 % de los niños y 84,6 % de los adolescentes diagnosticados con cáncer sobrevivieron al menos 5 años.

Aunque los índices de supervivencia de la mayoría de los cánceres infantiles han mejorado en las últimas décadas, la mejoría ha sido especialmente notable en unos pocos tipos de cáncer, en particular la leucemia linfoblástica aguda, que es el tipo más común de cáncer en los niños. Mejores tratamientos introducidos a principio de los años sesenta y setenta elevaron el índice de supervivencia a cinco años para niños diagnosticados con esta leucemia en edades de 0 a 14 años de 57 % en 1975 a 92 % en 2012. El índice de supervivencia a 5 años para niños diagnosticados con linfoma no de Hodgkin a edades de 0 a 14 años ha aumentado también drásticamente, de 43 % en 1975 a 91 % en 2012.

Debido a estas mejoras de la supervivencia, el cáncer de cerebro ha remplazado a la leucemia como la causa principal de muerte por cáncer en los niños.

Posibles causas

No se conocen las causas de la mayoría de los cánceres infantiles. Hasta el 10 % es causado por una mutación germinal (que puede ser transmitida de padres a hijos). Por ejemplo, cerca de 45 % de los niños con retinoblastoma, un cáncer de ojos que se presenta sobre todo en niños, heredaron una mutación en un gen llamado RB1 de uno de los padres.

Otras mutaciones genéticas pueden surgir también durante la formación del feto en el útero.

Los niños con síndrome de Down tienen de 10 a 20 veces más probabilidad de padecer leucemia que los niños que no tienen este síndrome. No obstante, solo una muy pequeña proporción de leucemia infantil está asociada al síndrome de Down.

En los adultos, las mutaciones genéticas son a menudo el resultado de la exposición a factores ambientales que causan cáncer. Sin embargo, ha sido difícil identificar las causas ambientales del cáncer infantil, debido en parte a que el cáncer en los niños es poco frecuente, y a que es difícil determinar a lo que hayan podido estar expuestos los niños al principio de su desarrollo. De hecho, se piensa que muy pocos de los cánceres de la niñez han sido causados por exposiciones ambientales.

¿Qué significa para la familia?

Los familiares de primero y segundo grado de un niño diagnosticado con cáncer, en particular si se diagnostica antes de los cinco años, puede tener un riesgo mayor de padecer cáncer si hay un síndrome genético heredado. Un médico puede aconsejar si un niño podría beneficiarse de pruebas genéticas o recomendar a un médico en genética para evaluación.

Después del tratamiento

Los supervivientes al cáncer infantil necesitan cuidados de seguimiento y vigilancia médica intensa por el resto de sus vidas debido al riesgo de complicaciones relacionadas con la enfermedad o su tratamiento, que pueden durar o surgir muchos años después de haber completado el tratamiento para su cáncer. Los problemas de salud que aparecen meses o años después de haber terminado el tratamiento se conocen como efectos tardíos.

Es importante que los supervivientes a cánceres infantiles se hagan exámenes médicos regulares de seguimiento para identificar y tratar lo más pronto posible cualquier problema de salud que pueda presentarse.

LOS MÁS COMUNES

El cáncer infantil comprende numerosos tipos de tumores que se desarrollan en niños y adolescentes de 0 a 19 años. Los más comunes son: leucemia, cáncer cerebral, linfoma y tumores sólidos como el de Wilms y el neuroblastoma.

DIFERENCIA ENTRE PAÍSES

En los países de ingresos altos, más del 80 % de los niños afectados de cáncer se curan, pero en países de ingresos medianos y bajos la tasa de curación es del 20 %. Mejorar estos resultados exige un diagnóstico precoz más un tratamiento eficaz.

CIFRA

300 000 niños y adolescentes de 0 a 19 años son diagnosticados con cáncer cada año (Organización Mundial de la Salud).

Fuente: Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades