Vida

Mauricio 'El Cuy' Altamirano se confiesa y dice qué es lo mejor y lo peor de la TV

Mauricio 'El Cuy' Altamirano se confiesa y dice qué es lo mejor y lo peor de la TV

“Recuerdo esa foto como si fuera ayer”. Así comenzó su relato para EXTRA, Mauricio Altamirano, ‘El Cuy’, quien con nostalgia dijo que ese día estaba a punto de llorar, porque celebró sus 12 años, con la partida de su madre y padrastro a Zamora Chinchipe. Él se quedaría en su natal Santa Rosa, El Oro, con sus abuelitos y tíos.

Mauricio ‘El Cuy’ Altamirano se confiesa y dice qué es lo mejor y lo peor de la TV
¿Reconocen a este niño de 12 años? “En esa foto estaba a punto de llorar. Mis padres emigraban al oriente y yo me quedé con mis abuelitos”, revela el animador.

Nunca me faltó amor, de eso no me quejo, pero sin tu mamita nada es igual”, evocó el Cuy. Ahora, a sus 31 años, cierra su ciclo en la televisión tras casi 15 años en el medio.

CON MARITERE

Mauricio reveló que sus inicios en la pantalla chica se dieron en el programa Maritere, en el 2006 tras graduarse del colegio, y venir a vivir a Guayaquil. “Alli era investigador”, enfatizó.

Luego pasó a diversos programas, entre ellos Farra.com, luego en Vamos con todo, Faranduleros y De boca en boca, donde estuvo desde 2018.

El Cuy dijo que renunció a su programa para dedicarse a la venta de celulares e insumos médicos.

Mauricio ‘El Cuy’ Altamirano se confiesa y dice qué es lo mejor y lo peor de la TV

Mauricio hizo un balance y dijo a EXTRA que lo bueno de la televisión es que trabajó en algo que le gusta y que gracias a eso pudo tener su casa y su carro.

Sin embargo, aclaró que lo malo es la hipocresía que existe en el medio y que sabe que mas de uno se alegrará con su salida.

BUEN VENDEDOR

Altamirano dijo que en esta cuarentena le fue muy bien vendiendo mascarillas, jura que lo hizo “sin sobreprecio”, así como trajes de bioseguridad.

“Fue entonces cuando decidí vender celulares de toda variedad y precio y renunciar a mi trabajo en la televisión”, comentó.

Además agradeció a sus seguidores que confían en él para sus negocios, al punto de que le depositan para comprar sus productos.

“A todos les envío un fuerte abrazo y pronto nos veremos”, finalizó.