Vida

Mauricio Pozo es el nuevo Ministro de Economía; Richard Martínez renunció tras dos años y cuatro meses de gestión

Mauricio Pozo es el nuevo Ministro de Economía; Richard Martínez renunció tras dos años y cuatro meses de gestión

Richard Martínez dejó el cargo de ministro de Finanzas este miércoles 7 de octubre del 2020.

El presidente Lenín Moreno informó que Martínez será reemplazado por Mauricio Pozo, quien fue ministro de Finanzas entre el 2003 y el 2004, durante el Gobierno de Lucio Gutiérrez.

Martínez deja el cargo una semana después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el segundo programa económico para Ecuador en durante este Gobierno.

El préstamo, por USD 6 500 millones, se desembolsará hasta el 2022 y está atado a compromisos que deberá analizar el siguiente Gobierno.

Antes de entrar al sector público, Martínez —economista por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE)— había sido presidente de la Cámara de Industrias y Producción (CIP) y, el 16 de mayo del 2018 se convirtió en el tercer ministro de Finanzas del Gobierno de Lenín Moreno y el que más tiempo duró en el cargo.


Los hitos de la gestión de Martínez


Con multilaterales. Durante la gestión de Richard Martínez, en el 2019, se firmó un programa económico con el Fondo Monetario Internacional (FMI) luego de casi 15 años del último acuerdo.

Con el primer acuerdo, firmado en el 2019, el Fisco recibió USD 1 400 millones del multilateral, pero por problemas en las cifras económicas proporcionadas, el programa se canceló.

El pasado de 30 de septiembre del 2020, bajo la dirección de Martínez, el Gobierno firmó un segundo acuerdo con el Fondo, con recursos excepcionales, por encima de la cuota que normalmente debía recibir el país. Los recursos de este segundo acuerdo constituyen el préstamo más grande que ha recibido el país del FMI. El Gobierno accedió a recursos excepcionales del Fondo, que representan casi 6 veces la cuota del Ecuador dentro del ente.

Mauricio Pozo será el cuarto ministro de Finanzas del gobierno de Lenín Moreno, tras la renuncia de Richard Martínez. Foto: Cortesía Adriana Rojas TVC

Mauricio Pozo será el cuarto ministro de Finanzas del gobierno de Lenín Moreno, tras la renuncia de Richard Martínez. Foto: Cortesía Adriana Rojas TVC

Leyes aprobadas. En su período se presentaron leyes con reformas económicas como la Ley de Crecimiento Económico, en el 2019, que dispuso el cobro de IVA a plataformas digitales y cobro del ICE a los planes de telefonía y a las fundas plásticas.

En el 2020 se reformó el Código de Planificación y Finanzas Públicas que establece un cronograma de reducción a la deuda pública y pone techos al gasto de entidades del sector público.

Este año también se aprobó una Ley de Apoyo Humanitario, que planteó la posibilidad de llegar a acuerdos laborales entre las partes, por la crisis derivada de la pandemia y abrió la posibilidad de que se reduzcan jornadas hasta un 50%, entre otras medidas.

Deuda. Martínez gestionó un plan de renegociación de la deuda en bonos externos, con lo que se logró reemplazar 10 bonos por tres nuevos bonos y reducir el capital en USD 1 500 millones. La renegociación permitió además la reducción del interés promedio de la deuda en bonos de 9% a 5% y alargó los plazos de pagos.

En marzo del 2020, durante el inicio de la emergencia sanitaria, Martínez decidió pagar la deuda de un bono por USD 341 millones, lo que generó críticas en varios sectores, que cuestionaron que haya hecho ese pago en un momento en el que el país requería recursos para enfrentar la crisis. Según Martínez, hacer el pago de ese bono abrió la posibilidad para que otros organismos presten dinero al país por montos más altos y en mejores condiciones.

El paro de octubre. El 2 de octubre del 2019, mediante el decreto 883, se anunció la eliminación del subsidio a las gasolinas extra, ecopaís y diésel. Según el entonces ministro de Finanzas, esta medida generaría un ahorro de USD 1 400 millones al fisco: unos USD 370 millones provendrían de las gasolinas extra y ecopaís; y del diésel USD 1 030 millones. La medida generó protestas y paralizaciones que, según el Banco Central, derivaron en pérdidas por USD 821 millones al país.