Vida

Medioambiente y maltrato animal inspiran creación de superhéroe

Medioambiente y maltrato animal inspiran creación de superhéroe

Un personaje que “busca dar batalla a quienes contaminan el medioambiente, maltratan a los animales y destruyen el planeta” creó el diseñador Carlos Benavides. El ecuatoriano respondió a una convocatoria que EL UNIVERSO hizo a ilustradores para que crearan un superhéroe de Guayaquil.

El diseñador, que está a cargo de renovar la imagen de Mickey Mouse y su compañera Minnie para una serie editorial de 12 libros que lanzará Walt Disney Company, es ahora el padre de Power Pock, “un dúo de amigos que tienen un peculiar mechón que resalta en su cabeza, que al juntarlos les permiten arreglar cosas que están mal. Es una amistad de otro mundo que al juntarse se transforma en algo poderoso”, dice Benatoons, su seudónimo.

Jimbo es un niño común y corriente un poco débil en su aspecto, fanático por los videojuegos,  pero con muchos buenos deseos, siempre trata de defender a otros pero muchos se aprovechan de él por su ingenuidad, le gustan los animales pero en su casa su abuela  le prohíbe que tenga mascotas. Un día en unas vacaciones por el oriente mientras dormía pudo darse cuenta que un gran incendio ocurría y mientras todos corrían se adentró al bosque con la idea firme de ayudar a los animales para que puedan escapar, pero al correr entre la espesa selva tropieza y queda atrapado y a punto de morir sofocado por el humo, estando boca arriba y mareado se percata de una estrella fugaz en el cielo y antes de perder el conocimiento pide solo alcanza a decir las siguientes palabras ¡POWER POCK!... y aquella estrella ilumina el cielo  y absorbe todo el fuego con una gran implosión. y al recuperar el conocimiento un peculiar amigo lo despierta de un gran lamido". Carlos Benavides, ilustrador guayaquileño.

“Jimbo tiene sus poderes a través de Pock, una especie de perro espacial y cada vez que él es lamido aparece un gran copete en su cabeza que le permite hablar con los animales como una especie de antena que decodifica el lenguaje, y cuando juntan sus copetes un poder aún mayor es posible de observar. Usan sus poderes para detener cualquier amenaza que afecte a otro ser vivo”, explica el ilustrador de 34 años, quien considera que “Guayaquil necesita de personas dispuestas a ayudar. La labor de una sola persona marca la diferencia, pero se necesita de muchos más, tenemos un país diverso de fauna y flora que merece ser protegido”. (E)