Vida

Restaurantes galardonados de Colombia donan almuerzos

Restaurantes galardonados de Colombia donan almuerzos
Bogotá -

En la bulliciosa cocina de uno de los restaurantes de moda de Bogotá, un equipo de cocineros, acostumbrado a clientes adinerados de la capital colombiana, prepara comida para una comunidad de personas sin trabajo durante la cuarentena por coronavirus en el país.

El aislamiento preventivo obligatorio declarado por el gobierno del presidente Iván Duque desaceleró la economía colombiana y perjudicó a los pobres y vulnerables, que deben arreglárselas sin sus habituales trabajos informales que los ayudaban a sobrevivir.

Ahora dos restaurantes, El Chato –ganador del premio al mejor de Colombia en 2019, según el prestigioso listado de Los 50 Mejores Restaurantes de América Latina– y Chichería Demente, se unieron para llevar comida nutritiva a las personas que alquilan camas por el día en el centro de Bogotá.

“Muchos productos de los que estamos llevando al albergue resultan que no los conocían. Pues llevamos un descubrimiento también”, expresó el chef Álvaro Clavijo, dueño del restaurante El Chato.

Son 48 personas que viven en el austero edificio, pagando aproximadamente un valor de $2,70 por día por una habitación o $ 1,35 por una cama. Muchos son trabajadores informales que han visto caer sus ingresos bajo la actual cuarentena, que vive el mundo.

Los cocineros de los dos restaurantes se turnan para preparar las comidas antes de entregarlas y también donan otros alimentos. La iniciativa ha recibido alrededor de $6000 solo en donaciones. “Vendemos almuerzos a terceros para el albergue y cada almuerzo que vendemos ponemos uno adicional”, dice Natalia Carreño, gerenta general de Chichería Demente.

“Llevamos distintas cosas, llevamos la comida diaria, llevamos huevos para que tengan otro suplemento en el día, a veces llevamos arroz, a veces agua”, agrega Carreño.

Colombia entró en una cuarentena nacional a finales de marzo. Aunque las restricciones han comenzado a levantarse gradualmente en algunos lugares, la alta tasa de infección de Bogotá hace que la ciudad continúe bajo estrictos protocolos de seguridad.

Las comidas son un salvavidas para los residentes, que no salieron del edificio durante los primeros 40 días de cuarentena. “Estoy muy agradecida con ellos, porque ellos siempre han venido, nunca nos han dejado solos”, dijo Miryam Téllez, que ayuda a dirigir la casa donde se hospedan.

“Este almuerzo significa bastante, gracias a lo que nos está llegando podemos llenarnos el día a día. Gracias a los que nos están enviando el almuercito”, dice para un medio colombiano Jesús, uno de los habitantes del albergue.

Las entregas de almuerzos suman alrededor de 65 platos al día. Afirman los locales. (I)