Vida

¿Se puede comer sano en vacaciones?

¿Se puede comer sano en vacaciones?

Los habitantes de la Sierra se encuentran actualmente de vacaciones, una época que puede trastocar la alimentación saludable. Los cambios de rutina, los viajes y las visitas frecuentes a restaurantes pueden interrumpir el régimen alimenticio habitual. Estas variaciones ocasionan un impacto en el peso de las personas. ¿Cómo comer sano en este período?

María Emilia Reyes, Nutricionista de Pasteurizadora Quito, comparte recomendaciones claves y fáciles de aplicar para mantener un equilibrio adecuado.

● Aprovechar el tiempo en casa para realizar actividad física: Es importante destinar un tiempo para ejecutar alguna rutina de ejercicios. Esto permite quemar calorías. Basta con 30 minutos o realizar alguna actividad del hogar que permita mantener al cuerpo en movimiento.

● Investigar previamente las opciones de restaurantes con menús saludables: En caso de viaje, es recomendable investigar los restaurantes existentes en el destino elegido. De esta manera es posible identificar los lugares que ofrecen los menús más saludables y nutritivos.

● Tener una provisión de snacks extras para cada salida: De esta manera podrán saciar el hambre con opciones saludables. Existen varias opciones deliciosas y fáciles de llevar: frutas, frutos secos, yogur, sánduches de atún o queso con vegetales, agua, galletas bajas en azúcar y sal.

● Preguntar el tamaño de las porciones de los platos al acudir a un restaurante: En algunos restaurantes se sirven porciones muy grandes, cuando esto sucede es preferible compartir entre dos o más personas. De esta manera controlamos la ingesta de alimentos de manera adecuada y sin sentir culpa o peor aún castigo. Además, no desperdiciamos la comida.

● Evitar alimentos que favorecen a la subida de peso: Entre los principales constan: bebidas alcohólicas, bebidas muy azucaradas, energizantes, alimentos procesados como papas fritas, galletas dulces, postres, frituras y apanados, entre otros.

● Mantener un horario de comidas: Esto es muy importante para mantener el adecuado funcionamiento del metabolismo y, en consecuencia, el peso correcto del cuerpo.

● Mantener una hidratación adecuada: Lo recomendable es consumir 1 mililitro de líquido por cada caloría consumida. Para ello se puede consumir agua pura y alimentos con gran cantidad de líquido como frutas y lácteos. La leche, por ejemplo, está compuesta por 87% de agua.

● Respetar las 3 comidas principales: Lo recomendable es cumplir con el desayuno, almuerzo y cena, más dos refrigerios saludables a media mañana y media tarde. En niños y adultos mayores se puede llegar a una sexta comida, en el caso de que el apetito sea reducido y no se cumplan con las comidas anteriores. (F)