Vida

Segunda fase del plan Más Seguridad arranca en Guayaquil; se reformará ordenanza para fijar prisión a infractores del orden público

Segunda fase del plan Más Seguridad arranca en Guayaquil; se reformará ordenanza para fijar prisión a infractores del orden público

La mesa y las sillas del Salón de la Ciudad fueron removidas. En su lugar se alinearon por grupos uniformados de la Policía Nacional, metropolitanos, bomberos y agentes de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM).

Así se anunció este lunes 14 de septiembre de 2020 la segunda fase del plan Más Seguridad para Guayaquil, que se suma a las estrategias dentro la nueva etapa de control tras el fin del estado de excepción por la emergencia de covid-19 en el país.

La alcaldesa Cynthia Viteri explicó que uno de los primeros pasos del plan será el inicio de la fase de pruebas de la nueva central de emergencias y llamadas, que funciona en la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil.

Su instalación tuvo un costo de USD 7 millones y su objetivo, según Viteri, es reducir el tiempo de respuesta en un 50%. “Para eso se ha contratado y se ha venido entrenando a 120 personas en recibir y despachar las llamadas de emergencia”. También dijo que han sido capacitados 350 agentes para agilizar la respuesta, entre policías, militares, bomberos, personal de la ATM y municipal.

Esta segunda fase del plan Más seguridad coincide con el control que asume el Municipio de Guayaquil en la emergencia sanitaria por covid-19. “Los operativos continúan más fuertes que nunca”, advirtió la alcaldesa en relación a las prohibiciones que se mantienen, entre ellas, las aglomeraciones, escándalos y consumo de alcohol en la vía pública.

Además, recordó que bares, discotecas y prostíbulos no pueden funcionar. Y anunció que van a reformar ciertas ordenanzas para endurecer las sanciones. “Otra cosa es que les duela el bolsillo (a los infractores) y que permanezcan encerrados un par de días las personas que desobedecen las normas”.

El plan Más seguridad se retomó en julio de 2019, después de 11 años. Víctor Aráus, comandante de la Policía en la zona 8, explicó se priorizaron 54 subcircuitos en la ciudad. “Al momento tenemos una reducción del 40% de los delitos en estos subcircuitos”.

En estas zonas se trabajó en el decomiso de armas, en la clausura de sitios que operaban de forma ilegal, en la recuperación del espacio público y en la prevención del robo de vehículos, motos y a personas, según indicó Aráus. Ahora, dentro de una mesa técnica, se buscará reforzar el control en otros sectores.

Viteri recordó que mantendrán el apoyo a la Policía Nacional en recursos, pese a la crisis. Antes de la pandemia el Cabildo entregó 65 vehículos y asumió el pago de combustible. La alcaldesa confirmó que ese apoyo continuará y ahora gestionan la entrega de motocicletas y tablets para la ubicación GPS e identificación de infractores.