Vida

Titiritero de Banfield se despide de las tablas desde Quito

Titiritero de Banfield se despide de las tablas desde Quito
Quito -

Soy el Titiritero de Banfield desde al año 95, dice Sergio Mercurio, de 51 años. Viste una camiseta blanca con rayas horizontales negras y pantalón sport color habano. Lo más importante que te quiero contar es que, me estoy despidiendo del Titiritero de Banfield, sentencia.

El argentino Sergio Mercurio, durante todo este año, en siete países, se ha despedido de su público. Lo ha hecho con las obras que presentó en esos mismos países a lo largo de los 12 años que viajó por Latinoamérica, desde 1992 a 2004.

Su despedida culmina en Ecuador. El último espectáculo será el domingo 8 de diciembre, en el Patio de Comedias, en Quito. Este jueves 5 de diciembre presenta la obra: De Banfield a México; el viernes y sábado En camino; y el domingo 8 se despide con su obra: El Titiritero de Banfield.

P. ¿Cuál es la causa de la despedida del Titiritero de Banfield?

R. La causa es que hace 25 años que lo hago. Que es bastante tiempo. Que esos espectáculos tenían que ver con un joven que viajaba por América, con personajes que eran de los años 80, 90. Ahora son personas y personajes que no existen más. Que los jóvenes de esa época se sentían muy identificados, pero hoy, esos jóvenes son adultos. Entonces, ya mis espectáculos no son tan presentes como antes.

Ya no soy un joven, por lo tanto, estoy actuando como joven. El tipo de humor que existía hace 20 años, no funciona más. Lo políticamente correcto, hace que el humor que yo hago pueda estar en duda todo el tiempo. Entonces, he decido separarme porque no quiero representar una cosa vieja.

P. ¿Qué futuro tiene Sergio Mercurio?

R. Hay tres espectáculos que mantengo y que haré, a partir de esta despedida, un nuevo trabajo, pero sin ser titiritero. Siempre tendrán que ver con las artes escénicas, aunque, hace tiempo que me dedico a la literatura y el cine, entonces, va a estar más mezclado con eso.

En el año 2007, estrené en Quito el espectáculo Viejos, donde inicié una trilogía sobre la vejez; esa trilogía se va a mantener, es decir, Sergio Mercurio es quien se queda con el trabajo que empezó en Quito y cerró en El Salvador en 2013.

Ecuador es uno de los países de América que más quiero, por algo fue el primero que elegí para estrenar mi espectáculo. Viví en Ecuador todo el año 2000, en ese tiempo grabé mi primer CD de cuentos en la antigua Radio La Luna y formé un grupo de titiriteros. Entonces, es importante cerrar el ciclo acá, dice Mercurio.

P. ¿Qué le deja el titiritero de Banfield?

R. Cuando viajé por América, siempre trabajé con jóvenes y adultos. Eran los padres que traían a sus hijos jóvenes. En estas despedidas que estoy haciendo por todos estos países, la gente que, mi trabajo los marcó, han decidido que sus hijos sepan qué cosas los marcaron y los están trayendo a ver, por última vez, mi espectáculo. Eso para mí ha sido un regalo de parte del público.

La gente me está regalando cosas muy lindas. En Guatemala, una pareja que se había comprometido viendo mi espectáculo, hoy, veinte años después, va con sus hijos a ver mi espectáculo de despedida. En Bolivia, una persona vino a decirme: yo traje a mi hijo hace 25 años, ahora, mi hijo, ha decidió traer a mi nieto. Los tres te venimos a ver para despedirte. No puedo tener más premios que ese, relata el titiritero. (E)