Vida

Tradiciones y leyendas reviven en parroquia Octavio Cordero

Tradiciones y leyendas reviven en parroquia Octavio Cordero
Cuenca -

En la parroquia rural Octavio Cordero Palacios todo huele a añejado. Sus casas de adobe son testigos del paso de los años, sus montañas guardan leyendas y su gente resguarda algunos oficios y fiestas tradicionales que se quieren potenciar para mostrarse al mundo.

Es el cantón de menor población en Cuenca, pero con un importante potencial turístico que se intenta potenciar con su pasado.

José Manuel Zumba está por cumplir 95 años. En la parroquia lo conocen como Don Mañu y, aunque ya no ejerce su oficio de hormador de sombreros, los clientes aún llegan a buscarlo porque aún mantiene la reputación de ser un hábil reparador de estas prendas de vestir.

Es de baja estatura, manos pequeñas y en su rostro las arrugas muestran la experiencia. Pero eso se contrasta con una envidiable lucidez.

Dentro de su casa ubicada en el sector Rumipungo (en castellano Puerta de Piedra) existe un taller con herramientas que aún funcionan, pero las maneja su sobrina, que le ayuda en este oficio.

Para arreglar la horma y el ala de los sombreros aún utiliza una plancha que se calienta con carbón. En la parte posterior tiene un soplador manual para calentar ese carbón, es una rueda conectada a un tubo desde el que sale el aire con fuerza. Cuando recibe visitas se emociona y no para de hablar de sus historias, como aquella en la que en su época de joven hormaba hasta cien sombreros a la semana.

Junto a la casa de Don Mañu se construyó un mirador desde el que se observa todo el panorama y donde se erigió una imagen de Santa Rosa de Lima, la patrona de este poblado ubicado a 22 kilómetros de Cuenca.

Desde este lugar Hugo Criollo, vocal del Gobierno parroquial, explica que a pesar de ser una parroquia pequeña hay tradiciones y actividades que se mantienen como la realización de la escaramuza (dibujar figuras en la tierra montados en caballo) o la producción agroecológica de frutas y hortalizas en huertos caseros.

Geográficamente, Octavio Cordero Palacios está ubicado al límite de las provincias Azuay y Cañar y en sus montañas hay algunas leyendas que sus pobladores las siguen contando.

Manuel Barros, presidente de la comunidad, empieza a hablar de leyenda de los dos túneles de Tulunhutco. Según la tradición oral, este agujero era utilizado por los incas para llegar desde lo que hoy es Octavio Cordero hasta el cerro de Cojitambo en Cañar. El mito dice que si “alguien ingresa joven sale al otro lado viejo y si un mayor entra sale joven”. Aunque no hay evidencias de aquello, este relato es bastante recordado y atractivo.

Potenciar la vida y las tradiciones de esta parroquia rural de Cuenca es un trabajo que se plasmará en un libro y un documental impulsado por el concejal rural Diego Morales, que se espera presentar el próximo 31 de enero. La idea es generar un canal digital para potenciar la actividad turística de las zonas más alejadas de la cabecera cantonal. (I)

22

kilómetros

separan Cuenca de la parroquia Octavio Cordero, que intenta potenciar su turismo.