Vida

Una mujer fue asaltada en Alangasí, suroriente de quito

Una mujer fue asaltada en Alangasí, suroriente de quito

Dos hombres, de 18 y 29 años, fueron detenidos en una casa, ubicada en Chillo Jijón, suroriente de Quito, como los sospechosos de apuñalar a una mujer. Durante la aprehensión, la policía halló el cuchillo con el que supuestamente la hirieron. Estaba con la punta quemada y sobre un plato con cáscaras de las naranjas que habrían comido.

Horas antes, vecinos de Playa Chica, en Alangasí, se alarmaron al ver el ataque en contra de una señora, la mañana del jueves. Llamaron a la Policía y en Facebook publicaron su descripción para que alguien la reconociera: “Tiene cabello con rayitos, licra de dibujitos, chompa y visera blanca”.

La víctima, quien hasta ese momento nadie sabía quién era, se llamaba Johanna Coello y tenía 44 años. Había salido a caminar por las calles Zamora y San Juan cuando, de repente, dos hombres a bordo de una motocicleta la interceptaron para robarle.

Según el mayor Édgar Pazmiño Hidalgo, uno de los atacantes le dio una puñalada en el pecho. También tenía una herida en el brazo izquierdo. Luego de que los moradores del sector pidieran ayuda, la mujer, aún con vida, fue trasladada al centro de salud de Conocoto. Sin embargo, minutos después falleció.

Una mujer fue asaltada en Alangasí, suroriente de quito

En ese momento se activaron las investigaciones y la búsqueda de los sospechosos. “Uno de ellos le robó el celular y en el forcejeo le provocó la herida en el pecho”, confirmó el coronel Fausto Olivo, director nacional de la Dinased. Más tarde, la policía localizó a los sospechosos, quienes habrían reconocido que atacaron a la señora y, además, que el cuchillo de las naranjas fue el arma homicida.

Según los datos preliminares, también los identificaron por la ropa que llevaban puesta en el momento del atraco, pues hubo videos de la escena del crimen. Cerca de la vivienda también hallaron la motocicleta blanca en la que aparentemente cometían los delitos, aunque ninguno de los dos registra antecedentes.

Ambos fueron llevados a la Unidad de Flagrancias para seguir con el procedimiento.

El celular de Johanna también fue rastreado y encontrado, según Olivo. El aparato electrónico ya habría sido vendido en un local del sector de La Marín, en el centro de la ciudad. “Estaba en la vitrina listo para ser comercializado”, explicó el uniformado.

Según los moradores de Alangasí, siempre veían salir a la víctima a caminar sola por el barrio.