Cultura

Ediciones Furtivas abre su puerta a Ecuador

Ediciones Furtivas abre su puerta a Ecuador

Volar desde EE.UU. hasta Ecuador con dos maletas cargadas de libros suena, en tiempos de coronavirus, como una osadía o un acto de fe. En medio del aislamiento y el freno que ha impuesto la pandemia, la presentación en Quito de dos libros de autores cubanos en el exilio, traídos desde Miami por un sello que responde al sugestivo nombre de Furtivas, se convierte en todo un suceso editorial.

Para presentar los relatos breves “P”, de María Cristina Fernández, nacida en Santiago de Cuba y radicada en Miami, y la novela “Vendrás conmigo”, del bayamés radicado en Quito, Evelio Traba, llegó a la capital ecuatoriana Karime Bourzac de Hernández, una mujer que se define como “inquieta, en busca de espacio, de libertad, que intenta devolver el libro dormido en el anaquel a la vitalidad que el lector necesita”.

Nacida en Santiago de Cuba (1972), “orgullosamente cubana”, vive hace alrededor de 20 años en el exilio, donde estudió en el norte de EE.UU. y ahora vive en la ciudad de Miami. Con estudios de Lengua y Literatura inglesa y de Psicología combina el quehacer de la editorial con la enseñanza a niños menores de 12 años que padecen de autismo.

P: ¿Cómo surge Furtivas en un medio tan competitivo como EE.UU.?

Furtivas, que nació el 29 de diciembre de 2019, es una editorial como muchas otras, pero yo logro encontrar un espacio donde hay una unión entre la virtualidad y la edición tradicional, es decir que utiliza lo tradicional de las editoriales haciendo desde la base el reconocimiento, la lectura de la obra, la elección del autor, pues nosotros lo elegimos, no es este quien escoge a Furtivas para publicar.

Desde ese punto hacemos todo el recorrido: la elección, las correcciones de estilo, tipográficas, hacemos el diseño del libro tradicional. Una vez que está concebido de esta manera, junto con el diseño gráfico especializado a través de la lectura, llevamos este desarrollo tradicional a la virtualidad y nos montamos en lo que yo identifico como uno de los soportes más poderosos para enviar el libro que está creciendo, la nueva obra o las segundas ediciones que han sido avaladas por la crítica o premiadas que es Amazon.

P: ¿Se puede considerar a Furtivas como una promotora de la literatura del exilio cubano?

No es exclusiva del exilio, se abre no solo a la literatura cubana que vive fuera sino a la que se está creando dentro de Cuba; también a la literatura hispanoamericana que nos acompaña y a la literatura en español que hay en EE.UU.

Tenemos seis títulos publicados y tengo muchas ilusiones, el mercado es muy competitivo pero nos diferencia porque yo creo en que la excepcionalidad de la editorial consiste en que nos encontramos con el autor e intentamos respetar su persona, el alma que se va en ese libro, que no simplemente duerma en el anaquel, sino que dentro de los años que tenemos el contrato y el compromiso con ese autor tengamos la oportunidad a través de presentaciones locales y también internacionales, que es la razón que me trae a Ecuador, de estar junto al autor y los presentadores.

De la misma manera podemos traer también libros que no sean propiamente del área donde uno está que es el caso de “P”, el libro que también presentamos aquí.

P: ¿Por qué el nombre de Furtivas?

En primer lugar porque yo soy una mujer furtiva, con muchas inquietudes y he sentido la necesidad personal de exponerlas, de tener que venderlas y una inquietud fue siempre escribir. Yo emigré, tengo todo el cine por ver y toda la literatura por leer, es decir que soy una mujer inquieta que está en búsqueda de todo esto y ahí me encuentro a estos autores que van a crecer. La editorial nació detrás de una puerta que es lo que identifica el logo, una puerta entreabierta adonde pasamos una vez, un tragaluz donde hay un haz de luz que te deja encontrarte contigo mismo. También es un referente a un poema hermoso que llegó a mis manos y que le ha dado nombre a la editorial. Pero como puede sugerir el nombre, no hay nada escondido, es completamente transparente y estamos abiertos a encontrarnos con autores en cualquier parte donde haya literatura es español.

Lee también: 'Vendrás conmigo', la novela que relata la denominada Ruta de la Muerte para los migrantes

P: ¿Cómo ves a Cuba desde la posición en que estás ahora?

Es una pregunta difícil. He pasado desde haberme divorciado de la situación cubana en mis primeros años del exilio hasta volver como el hijo pródigo a los 10 años de haber vivido en este, relocalizarme en la ciudad de Miami y querer apostarlo todo por Cuba, que incluye militar en la disidencia externa, colaborar con proyectos para apoyar la disidencia interna en Cuba, intentar tener una voz pública a ver si llegábamos…

En mi primer viaje a Argentina yo le decía a la familia de mi esposo que me hicieran cualquier pregunta menos de Cuba, porque me dolía como el que tiene una herida abierta que no se sana. Había perdido las esperanzas, pero he aprendido a perdonar, estoy siempre buscando la reconciliación con esas personas que aún tienen ganas de sentarse a la mesa y conversar. Pienso que estamos cada día más cerca, que valdría la pena que los movimientos internacionales democráticos levantaran la voz y apoyaran desde afuera al movimiento democrático que se está gestando dentro de Cuba, pero creo que nos falta tiempo.

P: ¿Sigues el desarrollo de la literatura dentro de Cuba desde el exilio?

No tengo específicamente un seguimiento, pero estoy abierta a otros horizontes y creo que Furtivas puede ser un espacio, de hecho tengo en mi corazón y en mi mente una colección que va a ser dedicada a la literatura y el arte cubano que se está creando en estos últimos años, sobre todo por mi generación la de los años 70 y 90.