Deportes

Le toca esperar a Álex Quiñónez

Le toca esperar a Álex Quiñónez

Una de las esperanzas para alcanzar la tan anhelada medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio vive momentos de incertidumbre. El velocista Álex Quiñónez, cuarto en el ranking de World Athletics en los 200 metros planos, espera el veredicto de la apelación que presentó a la suspensión de 12 meses que el impuso la Unidad de Integridad del Atletismo.

El atleta ecuatoriano tuvo tres fallos en su localización para controles de doping, por lo que fue sancionado y actualmente no puede ser parte de la prueba en Japón.

Celso Vásconez, especialista en derecho deportivo, señaló que en los Juegos Olímpicos, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), tiene una división especial para tratar estos temas con un tiempo menor al del proceso normal que tomaría entre uno y seis meses.

“Si se interpuso la apelación en este tribunal hay la posibilidad de que Álex pueda participar. Si aceptan la cautelar se suspende la sanción de forma provisional mientras se resuelve la apelación”, explicó el jurista.

Agregó que el castigo previsto por la falta que tuvo Quiñónez es de dos años por lo que “si el árbitro le dio 12 meses, la falta no fue tan grave, hay un hecho relevante con lo que hay una luz en el caso”.

Vásconez indicó que la situación del velocista es complicada, ya que en casos similares, la resolución no ha sido favorable a los deportistas.

CON RESPALDO

El Comité Olímpico Ecuatoriano, el Ministerio del Deporte y la Federación Ecuatoriana de Atletismo han mostrado su apoyo al velocista.

“Con la apelación albergamos la esperanza que nuestro deportista pueda participar. Estamos confiados y creemos en la inocencia de Álex”, manifestó Manuel Bravo, presidente de la Federación.

Detalló que el fallo podría salir el lunes 26 de julio, que Álex sigue en la lista de participantes de la prueba olímpica y que viajará el viernes 23 a Japón con el equipo de velocidad que actualmente entrena en Portugal.

Por su parte Quiñónez agradeció las muestras de respaldo que ha recibido y enfatizó que el error es “estrictamente administrativo y no guarda relación ni con el uso de sustancias prohibidas, ni con la evasiva a someterme a controles de dopaje”.

Bravo dio a conocer que el atleta “en este año se ha hecho más de doce controles de dopaje de forma exitosa”.