Deportes

Morales, cerca de meterse a la UFC

Morales, cerca de meterse a la UFC

En Ecuador, el recorrido que debe seguir un joven con aspiraciones de llegar a la élite de las artes marciales mixtas puede ser igual de complicado que el de un chico en cualquier cantera de fútbol. Unos desisten, otros se ven opacados por un talento superior y los demás se desvían por un trabajo cotidiano.

Dentro de ese mar de posibilidades que puede favorecer o entorpecer el objetivo, existen quienes prefieren llevar en sus manos el control de lo que suceda, para así marcar un precedente. En 2014, Marlon ‘Chito’ Vera se convirtió en el primer peleador ecuatoriano en llegar a la UFC. Siete años después, otro compatriota, Michael Morales, se encuentra ante la clara posibilidad de escribir su nombre en la industria más grande de la disciplina.

De 22 años y oriundo de Pasaje, Morales llegó a Tijuana, México, a inicios de este año junto a Aarón Cañarte y César Abad para sumarse al Entram Gym. La idea de todos era permanecer en el país azteca por tres meses en principio; sin embargo, tras disputar sus primeras peleas cada uno en el UWC (Ultimate Warrior Challenge), todo se fue dando.

“El profesor Raúl Arvizu decidió poner mi pelea en la cartelera de UWC que se iba a transmitir por ‘UFC Fight Pass’. Antes de eso ya había firmado con la empresa Iridium, la misma que maneja a Chito y a varios peleadores de UFC. Gracias a ellos pudimos acercarnos más (...) y ahora estamos a punto de lograr el gran sueño”, cuenta Morales sobre su proceso hacia la pelea que forma parte del programa ‘Dana White´s Contender Series’, el paso a la élite.

El próximo 28 de septiembre Morales tendrá la pelea más importante de su vida.
El próximo 28 de septiembre Morales tendrá la pelea más importante de su vida.Cortesía

El UFC Apex (Las Vegas) será el lugar donde Morales enfrentará a Nikolay Veretennikov (9-3-0), de Kazajistán, este 28 de septiembre. Allí, una victoria y un buen desempeño le significarían un contrato con la compañía.

“Es posible que si gane tenga un contrato con la UFC. Aunque eso depende de si les gusta mi desenvolvimiento en el octágono. Es dejar todo o quedarse sin nada. Es la pelea de mi vida. La UFC es donde todos queremos estar”, añade.

¿Pero qué tienen en común todos, incluido Chito, que decidieron salir del país para perfeccionar su combate en todas las ramas? Aunque no es una obligación, coinciden en que es una necesidad para “avanzar”.

El también ecuatoriano Aarón Cañarte, quien al igual que Morales se aventuró a ir a México desde inicios de 2021, manifiesta que para triunfar en las artes marciales mixtas es necesario emigrar. “No te digo que tengamos mal nivel, pero nos falta muchas cosas para complementar a los atletas. Tenemos muchos peleadores buenos, pero deben buscar otras opciones”, reflexiona el guayaquileño de 24 años.

Uno de los factores que destaca de su estadía en Tijuana es que puede enfocarse únicamente en prepararse. En Ecuador debía dividir su tiempo en impartir clases para “sustentarse” económicamente y por esa razón realizaba apenas una jornada de entrenamiento.

Morales piensa distinto. Cree que “no es una obligación dejar Ecuador, pero sí una realidad si quieres avanzar en esto. Aunque no lo crean, ayuda mucho. Así puedes saborear por ti mismo lo que significa enfrentarse a peleadores de verdadero nivel”.

Daniel Acosta, profesor de muay thai, de 41 años, hace hincapié en que lo que necesitan los deportistas ecuatorianos se resume en una sola palabra: apoyo. “Hay muchos que dependen de la ayuda de otra persona, de ahí que la decisión de esas personas puede cambiar la vida de otros”, opina el maestro de varios peleadores locales.

El entrenador aconseja explotar más nuestra materia prima, porque usualmente los sudamericanos vemos mucho hacia afuera y no nos preocupamos por lo que tenemos en nuestras manos. “Si realmente contáramos con un poco más de infraestructura podríamos ayudar a los atletas y, además, hacerlos entender que tienen que vivir de esto. Entonces nosotros podríamos tener a otro representante”, dice muy seguro. Morales está cerca.