Deportes

No les paran bola a los deportistas en Ecuador

No les paran bola a los deportistas en Ecuador

Pasaron 25 años entre la conquista de una nueva medalla de oro olímpica para el país, y en este tiempo la realidad de los deportistas no ha cambiado. Tal como lo hizo Jefferson Pérez, en Atlanta 1996, ahora Richard Carapaz alzó su voz de protesta en Tokio por la falta de respaldo a los atletas.

Seis Juegos Olímpicos en medio, las falencias en la formación, preparación y etapa competitiva de los tricolores continúan. Y eso también se evidencia en los resultados. Cada vez se consigue que mayor número de deportistas lleguen a la cita máxima, pero al no contar con todo el respaldo y equipo necesario, terminan en su gran parte eliminados en rondas preliminares.

Las históricas preseas de Pérez y Carapaz han llegado más por el esfuerzo de los deportistas, superando dificultades, y hasta por la experiencia que han ganado en el exterior, como el caso de Richie, en el campo profesional en un equipo privado como el Ineos Grenadiers.

LOS MISMOS ERRORES

Para Franklin Tenorio, quien participó en Atenas 2004 y Beijing 2008, “no se escucha la voz de los atletas para mejorar las estructuras en beneficio de todo el deporte ecuatoriano”.

El fondista confesó que además los tricolores se exponen a sanciones si son críticos a la gestión de las autoridades. “En las federaciones ecuatorianas por deporte y en el Comité Olímpico Ecuatoriano se necesita gente que conozca del deporte. Que no sean elegidos por amistades o cuotas políticas”, analizó Tenorio.

Señaló que “han pasado 25 años hasta ganar otra medalla de oro y el sentimiento es el mismo en los deportistas. Refleja todas las peripecias que han pasado para llegar a ese nivel y ganar una presea”.

El atleta y entrenador indicó que es positivo tener cada vez más representantes en los Olímpicos, pero enfatizó que “se debe apuntar a más, no solo sumar experiencia. A tener un seguimiento estricto de las necesidades de los clasificados para que el gran nivel que tienen sea potenciado y puedan alcanzar éxitos”.

Tenorio también recalcó que los recursos que asigna el Ministerio del Deporte se destinen en su totalidad a los atletas para que cuenten con el equipo necesario. “Que se utilicen en el fomento deportivo no en viajes de dirigentes, que en su lugar pueden estar un psicólogo, un fisioterapeuta, que son básicos para el deportista”, manifestó.

ESFUERZO PROPIO

El expúgil Carlos Quipo, quien obtuvo un diploma olímpico en Río 2016, se sumó a las críticas sobre las lecciones que no se han aprendido para mejorar al deporte ecuatoriano.

“Con lo poco que se cuenta hemos logrado algunos éxitos para el país, si se tuviera todo lo necesario, los resultados serían mejores”, comentó el boxeador y actual presidente de la Federación Deportiva de Napo.

Detalló que con asombro observaban que sus rivales en los Juegos, en especial aquellos que alcanzaban las preseas, contaban con un equipo multidisciplinario completo. “Tenían médico, fisio, psicólogo, nutricionista, masajista y tecnología de punta. Nosotros solo con los entrenamientos y las ganas pudimos responder y dejar en alto el nombre del país”.

Acotó que “deportistas con talento se han perdido por falta de apoyo” y que en las cabezas de los organismos deben estar “personas comprometidas, que vayan a servir al deporte, no a servirse de esta actividad”.

FALTA PROCESO

Celso Cortez, entrenador de atletismo, quien integró la delegación ecuatoriana en Beijing 2008 y Londres 2012, y bajo su dirección estuvieron deportistas como Karla Jaramillo y Byron Piedra aseguró que al país le hace falta un cambio estructural en varios niveles de la formación de los deportistas.

“Es importante analizar este tema desde la formación. Las bases de todo deportista son diferentes siempre, es así como debe ser visto esto para poder trabajar. La preparación deportiva no es solo entrenamiento, sino una ciencia que abarca hasta lo psicológico y la formación integral, todo eso contribuye al éxito o al fracaso”.

Para Cortez, los resultados que hasta el momento se está viendo en estos Juegos son producto del bagaje del deportista.

“Muchos llegaron con lo justo a la clasificación, otros obtuvieron el cupo sin problemas... Se debe cambiar ciertas formas de realizar el trabajo, sobre todo el de las estructuras básicas deportivas, para que cuando los chicos lleguen a instancias importantes como los Juegos Olímpicos puedan mantenerse y no ser efímeros. Ir desde lo básico hasta el alto rendimiento”, precisó.

Pese a todo lo que se ha vivido el estratega alerta que actualmente no es momento de ver quién tiene la razón o quién no. “A los deportistas déjenlos competir, es la única preocupación que ahora deben tener. Ya luego habrá espacio para ver quién y en dónde se falló”, puntualizó.