Deportes

Rorys Aragón confía en que Emelec remontará en la Caldera

Rorys Aragón confía en que Emelec remontará en la Caldera

A tres días de que se dispute la final de vuelta de la LigaPro, entre Emelec e Independiente del Valle, Rorys Aragón recuerda lo que se siente vivir una final en el estadio Capwell.

El exgolero ecuatoriano, que fue bicampeón con los millonarios en 2001 y 2002, manifestó que en esta clase de partidos la adrenalina está a mil, pero es importante que cada uno de los jugadores, y sobre todo los arqueros, dejen los nervios a un lado.

- ¿Qué recuerdo tiene de los títulos que logró con Emelec?

¡Uff! Fue algo muy lindo para mí y para el grupo de jugadores que integramos la plantilla de 2001 y 2002. Es algo sensacional levantar una copa en tu cancha y con tu gente. Son cosas que jamás se olvidan.

- ¿Qué se siente jugar en la final?

Uno siente de todo: ansiedad, nerviosismo, miedo, palpitaciones (risas). Pero todo eso desaparece el día del partido, pues uno se mentaliza en salir a ganar y tiene que superar todo lo que puedas sentir.

- ¿Los arqueros sientes más nerviosismo que los jugadores?

Pese a que fui suplente en las dos finales (Daniel Viteri fue el golero titular), el arquero es el que menos se puede equivocar. La concentración tiene que estar al cien por ciento, pues una sola falla en el arco puede trastocar la planificación del equipo.

- ¿Algo similar a lo que ocurrió con Wilmer Zumba en 2011?

Claro. Lastimosamente en esa final de ida (ante Deportivo Quito) Wilmer cometió un error (Emelec perdió 1-0 en la ida) que le terminó costando el campeonato al equipo (en la final de vuelta los azules volvieron a perder 1-0).

- ¿Cree que Emelec pueda remontar ante Independiente?

Yo creo que sí. El gol que se pudo hacer en la ida (3-1 perdieron los millonarios) acorta distancias con el rival. Emelec sabe lo que es jugar este tipo de partidos y el marcador es remontable.

- ¿Cerrar en casa le da alguna ventaja a Emelec?

De seguro que sí. Siempre es importante contar con el apoyo de la afición. Los aficionados desde las gradas hacen un trabajo invisible, pues con su aliento empujan, motivan al equipo y presionan al rival.

¿Qué consejo le daría a Pedro Ortíz?

Que esté tranquilo, que deje la ansiedad a un lado, que se enfoque en esa corona, pues él tiene todas las condiciones para convertirse en el mejor arquero del país. Además este es un lindo reto para que pueda callar a sus detractores.