Nacional

De querer ser actriz en cine para adultos a pasarla mal: la historia de Lana Rhoades

De querer ser actriz en cine para adultos a pasarla mal: la historia de Lana Rhoades

Lana Rhoades, de 24 años, que ahora trabaja como modelo, ‘influencer’, ‘vlogger’ y ‘podcaster’, contó que vivió “experiencias traumáticas” dentro del mundo del cine para adultos, por lo que decidió dejar su carrera a un lado, a pesar de que su sueño siempre fue pertenecer a esta industria.

En el pódcast ‘3 Girls 1 Kitchen’, Rhoades, que en realidad se llama Amara Maple, comentó que tuvo una difícil infancia en Chicago y soñó con trabajar en el cine para adultos desde sus 12 años, cuando veía a las estrellas que aparecían en la televisión.

“Quería escapar de la situación que tenía en casa. Me escondía en el armario, miraba la película ‘Las chicas de al lado’ y fantaseaba con tener 18 años y hacer eso”, recordó.

Según el medio inglés Daily Star, Rhoades trabajó como ‘stripper’ y camarera antes de recibir una propuesta para iniciar una carrera en la industria para adultos en Los Ángeles, Estados Unidos.

“Esto va a demostrar lo ingenua que era, pero cuando me metí por primera vez no sabía que tendría que tener relaciones. (...) Realmente no pensé en los actos que iba a tener que hacer para ser una estrella del cine para adultos", manifestó.

Añadió que cuando empezó en la industria la presionaban para hacer contenido más extremo sin un pago adicional. Ella nunca se negó porque quería “complacer a todos” y “hacer feliz” a su agente.

“No les importan las chicas, solo les importa complacer a los productores y agencias de cine. Saben cómo manipular y retorcer la mente de los jóvenes de 18 a 20 años para hacer estas cosas", agregó.

Además, Rhoades hizo una advertencia acerca de los límites a los que ha llegado la industria. “Están sucediendo cosas realmente locas que dañan los cuerpos de las personas por el resto de sus vidas”, afirmó.

Aunque ella no tiene lesiones físicas en su paso como actriz, algunas experiencias la afectaron emocionalmente.

“Hubo tres o cinco escenas que fueron realmente traumáticas para mí, ya sea que me enviaron a un set con alguien que era demasiado mayor, o me presionaron para hacer algo que tenía miedo de hacer porque era demasiado extremo”, explicó.

Luego de dejar la industria, empezó a trabajar como creadora de contenido y ya cuenta con casi 15 millones de seguidores en Instagram. Daily Star también informó que tiene dos casas, tres autos de lujo y su propio imperio comercial.