Nacional

Nuevo caso de sobornos en EEUU salpica a Petroecuador

Nuevo caso de sobornos en EEUU salpica a Petroecuador

Un exfuncionario de Petroecuador durante el gobierno de Rafael Correa y dos excolaboradores de la misma empresa, que desempeñaron sus funciones durante el mandato de Lenín Moreno, recibieron 22 millones de dólares como sobornos entre 2012 y 2020.

Así lo revela un nuevo proceso judicial en Estados Unidos, en el que un exempleado de la comercializadora petrolera Gunvor confesó haber conspirado para realizar estos pagos a cambio de contratos con Petroecuador.

El martes 6 de abril, Raymond Kohut, ciudadano candiense de 68 años, que trabajó para Gunvor desde 2012 hasta 2019, admitió ante un juez de Nueva York haber participado en este esquema de corrupción, en el que aún no se revelan las identidades de los ecuatorianos involucrados.

La agencia Bloomberg recoge declaraciones del fiscal federal adjunto Mark Bini, quien informó que "el acusado y otros formaron parte de una conspiración de soborno y lavado de dinero para, entre otras cosas, pagar más de 22 millones de dólares en sobornos a funcionarios del gobierno ecuatoriano".

Petroecuador reaccionó a la noticia y a través de un comunicado indica que "la compañía Gunvor fue excluida de la lista de proveedores tras los últimos actos de corrupción que fueron revelados por la justicia de Estados Unidos" y que el gerente general "presentará la denuncia respectiva y solicitará la asistencia penal internacional a la Fiscalía General del Estado".

En Norteamérica, Kohut se enfrenta a una posible sentencia de 20 años de prisión.

De su lado, Gunvor informó que Kohut fue desvinculado de la empresa antes de que se conociera el ilícito y que toman medidas para prohibir la contratación de agentes de desarrollo empresarial, función que él desempeñaba.

Diario El Universo accedió a la investigación del agente del FBI James Kelley sobre el caso. En ella se informa que: "parte del crudo entregado como pago de deuda externa a las estatales asiáticas: Petrochina, Petrotailandia y Unipec Asia terminó en manos de Gunvor" gracias a la trama de sobornos y a las coimas a los 3 altos funcionarios de Petroecuador.

En la investigación también constan conversaciones telefónicas, correos electrónicos y mensajes de Whatsapp, así como registros bancarios sobre el movimiento del dinero ilícito.