Nacional

Quito busca apoyo de Lasso, su vecino de Carondelet

Quito busca apoyo de Lasso, su vecino de Carondelet

Las promesas del poder Ejecutivo a Quito, a propósito del aniversario de su fundación, han sido muchas, y variadas. El propio presidente de la República, Guillermo Lasso, lanzó ofrecimientos para lograr el apoyo de los capitalinos, antes de las elecciones.

Siendo aún candidato, Lasso se comprometió a subsidiar al Metro con USD 45 millones anuales, para que la tarifa de esa modalidad de transporte oscilara en 45 centavos. Y la promesa más curiosa involucró a la Virgen de El Panecillo, pues habló de dotar de tecnología para que la imagen pueda girar en su propio eje y también ‘mirar al sur’ de la urbe.

Por fuera del terreno proselitista y ya instalado el poder, el presidente Lasso se convirtió en un vecino más de la capital, donde consiguió el 65% de los votos válidos.

Actualmente reside en el Palacio de Carondelet, en pleno Centro Histórico de la urbe. A la par, avanza la construcción de una vivienda en la parroquia de Puembo, cerca al aeropuerto de Tababela.

¿Cómo está la relación del Presidente con Quito?

El 26 de noviembre último, Lasso y la primera Dama, María de Lourdes Alcívar, participaron en el Tedeum en la iglesia de La Merced, evento con el que se inauguraron oficialmente las fiestas capitalinas. Semanas atrás, desde el balcón de la Casa de Gobierno, Lasso dijo que “defenderá” a la capital.

Para la concejal Luz Elena Coloma (Creo), el hecho de que Lasso haya asistido al Tedeum da cuenta de que el Ejecutivo “está pendiente” de los temas de la ciudad. Menciona que el Municipio ha estado presente en la articulación de la estrategia de combate a la desnutrición infantil, uno de los proyectos bandera de Lasso. “No hay esa animadversión de decir ustedes son de un bando y yo de otro. Eso demuestra su afán de trabajo”, comentó.

Para el edil Juan Manuel Carrión (Concertación), la presencia de Lasso en el Tedeum envió un mensaje simbólico, pero cree que los capitalinos conocerán a ciencia cierta el apoyo que brindará el Gobierno central a la ciudad, durante la sesión solemne por los 487 años de fundación de la capital, que se realizará el lunes 6 de diciembre, en el Teatro Sucre.

El alcalde de la capital, Santiago Guarderas, reconoció a inicios de octubre que mantuvo acercamientos con el Gobierno central, para buscar apoyo y viabilizar el inicio de operaciones del Metro de Quito. En esa ocasión, adelantó que Lasso está dispuesto a colaborar con la capital.

Ayer, 3 de diciembre, en una entrevista televisiva, el Burgomaestre aseguró que el 6 de diciembre hará anuncios importantes, aunque no dio más pistas. Lo único que adelantó es que el Metro, obra cuyo costo asciende a USD 2 049 millones, empezará su operación comercial el próximo 2022.

“Para no tener un anuncio que sea humo, no diré la fecha exacta, pero será en el 2022. Lo vamos a hacer, porque estamos dando todos los pasos”, dijo Guarderas.

Mencionó que la obra física registra un avance del 93% y que actualmente se trabaja en la definición del sistema integrado de recaudo. En el entorno del Alcalde de Quito existe hermetismo en cuanto a los anuncios que se realizarán.

Lasso y Guarderas coincidirán mañana en la noche (5 de diciembre), cuando se realice laSerenata Quiteña al Primer Mandatario, en la Plaza de la Independencia. De acuerdo con el máximo personero de la capital, se busca recuperar las tradiciones que se han perdido en la urbe.

La concejal Coloma considera que el Gobierno y el Municipio podrían profundizar la cooperación en materia de seguridad, movilidad y en el frente social. “Tener una relación fraternal, de trabajo y compromiso, es lo correcto”.

El edil Juan Carlos Fiallo (Unes), en tono jocoso, dice que aún espera que se instale “el carrusel” en el Panecillo. Después de una breve carcajada, mencionó que por fuera de las diferencias ideológicas, Quito necesita obras que se deben gestionar con el apoyo del Gobierno. Habla, por ejemplo, de la propia ampliación de la línea del Metro hasta la zona norte de la capital.

Otro proyecto que requeriría una intervención del Ejecutivo es el programa Vindobona, que busca descontaminar los ríos de Quito, con la interceptación y tratamiento de aguas residuales de la ciudad y sus parroquias anexas. Fiallo dice que esta obra requeriría una inversión de USD 1 000 millones.

El concejal Carrión coincide con esa apreciación sobre Vindobona y añade que el Gobierno podría apoyar a la ciudad en otros programas ambientales, como en la protección del área del Chocó Andino.

La sesión solemne de Quito está programada para las 17:00 del lunes 6 de diciembre. Se prevé que asistan las máximas autoridades de todas las Funciones del Estado, por lo que se desplegará un fuerte dispositivo de control en el Centro Histórico de la ciudad.