Política

Ecuador aún mira de lejos la implementación de la tecnología 5G

Ecuador aún mira de lejos la implementación de la tecnología 5G

2020 fue el año prometido para la llegada de la tecnología 5G y ese anuncio lo realizó en 2019 el ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, como parte de la propuesta gubernamental Ecuador Digital. Y en 2021 aún el país ve de lejos la implementación de esta tecnología.

Hace dos años, Claro, Movistar y CNT realizaron demostraciones de 5G, en Quito y Guayaquil, para que los ciudadanos la conozcan y en algunos casos vivan esa experiencia. Y la enseñaron, por ejemplo, a través de videojuegos de realidad virtual o en paneles que exhibían la velocidad de un teléfono móvil.

Recientemente se realizó la entrega del informe de valoración de la banda 700 megahertz (MHz) y 2,5 GHz por parte de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT). Y en este evento estuvo el ministro Michelena, quien indicó que a partir de esta valoración de las bandas se solicitó al organismo internacional realizar la valoración de la banda 3,5 gigahertz (GHz), equivalente a la tecnología 5G.

Según un comunicado del Ministerio de Telecomunicaciones, estos serán insumos para el nuevo Gobierno y que así pueda definir "el proceso competitivo para renegociar los contratos con las operadoras y la apertura del país a la tecnología 5G".

Pero aún faltan pasos para la nueva tecnología, dice el director ejecutivo de la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones (Asetel), Jorge Cevallos.

“Hasta el momento se han dado tres o cuatro pruebas de funcionamiento. Estamos verdes frente a un proceso de implementación, porque no se define la política para 5G, a diferencia de otros países… Ni siquiera se ha sacado a licitación la implementación de la tecnología, que es el primer paso; se ha avanzado en despejar las bandas que podrían ser usadas, pero como le digo, no existe una política de espectro 5G”, menciona.

El Ministerio de Telecomunicaciones indica que, con base en el estudio de la UIT para identificar los usos de la quinta generación de tecnologías, se realizará el levantamiento y formulación de la política de la 5G. Además, señala que junto con Arcotel preparan el camino para la adopción de la nueva tecnología.

Este Diario solicitó un pedido de información a Arcotel, pero hasta el cierre de esta publicación no tuvo respuesta.

En tanto, Cevallos señala que otra preocupación es el costo del espectro radioeléctrico para implementar la 5G. “Es un factor fundamental para que se amplíe la red actual y se implemente la nueva tecnología”, dice.

Claro y Telefónica Movistar también resaltan este aspecto. Por ejemplo, Claro menciona que los altos costos por uso del espectro impedirían el aprovechamiento de la quinta generación de tecnologías.

“El aprovechamiento de 5G con todo su potencial y su despliegue masivo dependerá de los cambios regulatorios necesarios para ampliar los niveles de asignación de espectro”, indica.

Sin embargo, hace unos días las autoridades presentaron el nuevo reglamento de Tarifas de los Servicios de Telecomunicaciones, que regula los valores que pagan los operadores por el uso del espectro radioeléctrico.

Este reglamento contemplaría una reducción con respecto al vigente, que data de 2003. Y se socializaría por unos 45 días.

Hernán Ordóñez, vicepresidente regulatorio y de asuntos externos de Telefónica Movistar, afirma que hasta el momento no conoce de este nuevo reglamento.

“Esas tarifas son desequilibradas en Ecuador. Son cinco veces mayores que el promedio regional”, menciona.

Ordóñez resalta que, para lograr el ecosistema de 5G, no solo hace falta la revisión de tarifas del espectro sino otros factores: incorporar sistemas productivos que demandan esta tecnología, usuarios, aplicaciones, fabricantes de dispositivos, operadoras, entre otros.

“Nosotros dependemos de la regulación y que nos otorguen el espectro. No está lista una política, porque se necesita que el regulador nos otorgue la frecuencia”, enfatiza.

Mientras que César Zhinin, gerente de Planificación e Ingeniería de Red en Telefónica Movistar, señala que esta tecnología es todo un despliegue. "Son pequeñas celdas (antena celular) que forman una gran red y serían de diferentes tipos de radio. Por eso se requiere de una mayor cantidad de antenas en una zona poblada. El cliente final lo que verá es como una antena de wifi", explica. (I)