Vida

12,9% de buses tiene GPS en Quito, a 4 días del fin de pruebas

12,9% de buses tiene GPS en Quito, a 4 días del fin de pruebas

Las imágenes se repiten en las estaciones de buses públicos de Quito. En horas pico, los usuarios viajan apretados y no se cumple el distanciamiento. Hay choferes que manejan a exceso de velocidad y no respetan las paradas.

Entre los pasajeros hay cuatro quejas: el tiempo de viaje, los correteos, el uso de las paradas y el aforo. Por eso, el Municipio inició la vigilancia del cumplimiento de indicadores de calidad, antes de la posibilidad de aumentar el pasaje de 25 a 35 centavos.

“A las 06:00, los buses van llenos. Cuando alguien les reclama, los choferes contestan que si no les gusta pueden utilizar carro particular”, cuenta Mónica Abril, quien viaja en bus a diario desde su casa en La Planada (noroccidente).

En el sur también hay inconvenientes. Juan Carlos Vivanco, presidente del barrio San Bartolo Alto, indica que los choferes abusan de la velocidad en la calle Vilcabamba.

“Vuelan. Se corretean y no respetan que en nuestro vecindario hay una parte alta. ­Corren en las bajadas y eso ­origina accidentes”.

Según la Secretaría de Movilidad, ayer, 24 de febrero del 2021, venció el plazo para que los buses contaran con los dispositivos de GPS para el monitoreo de 28 indicadores de calidad. Ese control se estableció en la Ordenanza del Sistema Integrado de Transporte del 3 de diciembre del 2020.

En Quito laboran 65 operadoras que representan a 3 082 buses. De esa cantidad, solo 400 tenían hasta ayer instalada la tecnología para enlazarse a la plataforma de la Secretaría.

El período de 30 días para que los buses mejoren el servicio vence el próximo 1 de marzo del 2021. Es decir, a cuatro días de ese plazo solo 12,9% de las unidades ha cumplido ese paso antes del alza de tarifas.

Guillermo Abad, secretario de Movilidad, dice que es fundamental la instalación de esa tecnología para la evaluación. Esto porque así, el cumplimiento ya no queda a discreción de un fiscalizador.

Con ese control, el Municipio quiere atacar las cuatro quejas constantes. Abad explica que el dispositivo GPS permite monitorear la velocidad, el cumplimiento de las rutas y el uso de las paradas.

Para el experto en movilidad Roberto Custode, una de las preocupaciones de los usuarios es la certeza del tiempo que se emplea en un viaje. Es decir, cuánto le toma regularmente a una persona embarcarse y llegar a su destino.

La tecnología es un aliado importante, asegura. Sin embargo, no se trata solo de obtener datos sino de la retroalimentación con las operadoras para mejorar su servicio.

Abad indica que con la información no solo se emitirá el informe de cumplimiento, también se impondrán sanciones.

El funcionario manifiesta que hay dos tipos de penalización. Una es administrativa, para la operadora; la otra es de tránsito, para el conductor. Con este seguimiento se puede generar un cambio en los choferes, porque la sanción le llega directamente y no solo a la operadora. Por eso, parte de la información que debe entregar la cooperativa es el listado de conductores.

Otra preocupación de los usuarios es el costo del pasaje. Si bien la Ordenanza estableció el plazo de 30 días hábiles a partir de la firma de las adendas para incrementar la tarifa, Abad señala que aún debe analizarse el cumplimiento.

La normativa permite que quienes hayan cumplido puedan alzar el pasaje a 35 centavos. Según el Secretario, si el número es reducido hasta el 1 de marzo, el cobro diferenciado sería operativamente inviable. Aclara que quienes no cuentan con los GPS no pueden ser vigilados y, por ende, tampoco subirán la tarifa.

En ese caso, el Concejo Metropolitano, por pedido de los transportistas, debería tratar una ampliación del plazo.

Segundo Rea, gerente Transplaneta, dice que quienes cumplieron con los requerimientos deberían subir el pasaje desde la próxima semana.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad se espera que esta semana se sumen 2 000 buses de transporte público al monitoreo.