Vida

A tiros acabó la pugna entre un padre y su vástago por pertenecer a bandas diferentes ¡Lo mató por ser Lagarto!

A tiros acabó la pugna entre un padre y su vástago por pertenecer a bandas diferentes ¡Lo mató por ser Lagarto!

La rivalidad entre un padre y el menor de sus hijos surgió cuando ambos decidieron pertenecer a organizaciones criminales diferentes: Los Choneros y Los Lagartos.

Pero la bronca entre Ángel Gregorio Sánchez Miranda y su vástago, de 17 años, no acabó a golpes o con una discusión, sino cuando el muchacho sacó un arma de fuego, apuntó a su progenitor y le propinó cinco disparos que acabaron con su vida.

El crimen ocurrió la noche del jueves, en las calles 22 y la O, en el suroeste de Guayaquil.

Pudo tratarse de un reto. Quizás le dijeron ‘mata a tu padre’. El fallecido había salido de prisión”.Diego Chávez, distrito Portete

El mayor Diego Chávez, jefe operativo del distrito Portete, informó que según el testimonio de allegados, Ángel Gregorio fue asesinado por su propio hijo, quien sería miembro de Los Choneros.

Ángel Gregorio Sánchez Miranda, tenía 37 años.
Ángel Gregorio Sánchez Miranda, tenía 37 años.Cortesía

“Familiares tanto de la víctima como del sospechoso indicaron que el occiso días antes había recuperado su libertad y que en la cárcel se habría unido a la agrupación Los Lagartos. Presuntamente se trató de una rivalidad porque ambos pertenecían a diferentes agrupaciones delictivas”, explicó el jefe policial.

Un pariente reveló a los investigadores que Ángel salió de su domicilio, porque tocaron la puerta de su casa y que cuando estaba en la esquina, en compañía de otras personas, llegó una motocicleta con dos ciudadanos, uno de ellos se bajó y le disparó.

“Los que estaban cerca esquivaron los balazos, pero no la víctima. Al parecer, no existieron amenazas, fue un hecho repentino. El presunto causante fue reconocido por su tío. Estamos realizando operativos para detenerlo, es un menor de edad. También conocemos que este joven estaría involucrado en otros hechos de violencia”, agregó el mayor Chávez.

Mientras las investigaciones continúan para capturar al sospechoso de este presunto parricidio, a los padres del fallecido les embarga una doble tristeza, ya que el causante de su luto lleva su misma sangre.

“Mi hijo tenía problemas con su hijo menor. Él salió el jueves 30 de septiembre de la cárcel. Estaba adentro viendo televisión cuando tocaron la puerta. Al parecer, hubo una discusión entre ellos y su hijo le disparó”, manifestó el padre del occiso y abuelo del presunto responsable.

En la página de la Función Judicial consta que el fallecido tenía antecedentes por robo, homicidio, tráfico y tenencia de sustancias.

‘Corrió’ plomo en el noroeste y sur

​Once tiros acabaron con la vida de Collins Eduardo Guevara Vélez, de 23 años. El crimen ocurrió a las 09:00 del jueves, en un parque de la cooperativa Proletarios sin tierra, en el Guasmo sur de Guayaquil. “Mi hijo fue correteado a tiros, los asesinos llegaron en moto”, dijo su madre.

Diez horas después, a las 19:00, en la manzana 735 de la cooperativa Nueva Prosperina, noroeste porteño, fue acribillado Stalin Alexander Santos Murillo, de 35 años. Los criminales también llegaron en una moto y le propinaron seis tiros.