Vida

Caso de sacapintas: la platita robada era para pañales

Caso de sacapintas: la platita robada era para pañales

A la sala de velación ubicada en la avenida Teniente Hugo Ortiz, sur de Quito, llegaron los familiares y amigos de Silvia Montaluisa, asesinada por dos sujetos en La Villaflora.

María Fernanda, su hija, con palabras entrecortadas relató a EXTRA que la mañana del miércoles sus padres salieron de su casa en La Argelia, para retirar dinero de una entidad bancaria.

Minutos después ocurrió la desgracia: la pareja se resistió al asalto. El esposo de la víctima enfrentó a los malhechores y ella al defenderlo recibió un balazo en la cabeza.

“En el video que circuló en redes se ve la violencia con la que actuaron esas personas”, comentó.

En las primeras investigaciones policiales se estableció que los dos sujetos que atacaron a la pareja les arrebataron 650 dólares. Dinero que, según María Fernanda, estaba destinado a comprar insumos para cuidar a su abuelito.

“También es adulto mayor y requiere de cuidados porque le dio trombosis. Era para comprarle pañales”, agregó.

Ella es una de los tres hermanos que lamentan la muerte de su madre, a quien recuerdan como una mujer amorosa y tranquila. De cariño la llamaban Negrita.

“Mi papá está destrozado, siempre se llevaron bien”, dijo.

El hombre también fue agredido en el asalto. Aún con vendas en sus heridas, se ocupó junto a otro de sus hijos de los papeleos mortuorios y en la Fiscalía. “Tiene varios golpes y le rompieron la cabeza. Pero está estable”, contó la familiar.

Indignación

EN EL SUR DE QUITO SEC (7062916)
Al sitio del crimen también llegaron los consternados familiares.Angelo chamba

En el Distrito de Policía Eloy Alfaro, donde se tomó procedimiento del crimen, informaron que las investigaciones continúan. Todavía no hay detenidos.

Según María Fernanda, los delincuentes, que se movilizaban en una motocicleta, eran extranjeros.

Un video de seguridad sería una de las herramientas para localizarlos. Las imágenes fueron compartidas en redes sociales por los ciudadanos.

Jaime Burgos, uno de los familiares de la víctima, también expresó indignación por el hecho. “Ya no funciona ni la policía, ni los militares. El Ministerio de Gobierno no hace nada”, reclamó.

Agregó que la sensación de inseguridad ha aumentado en los últimos meses. “A este paso tendremos que tomar justicia por cuenta propia”, aseveró.

Teresa Analuisa, vendedora informal, manifestó que ahora camina con temor por la ciudad. “Ahora por poca plata matan. Antes no era tan grave la situación”.

En redes sociales también se generalizaron los mensajes de temor y reclamo a las autoridades por la escalada de la delincuencia en la ciudad.

“No queremos que quede impune un crimen así. Mis padres no le hacían daño a nadie”, finalizó María Fernanda.

Se tenía previsto celebrar la misa a las 12:00 del jueves. Después de la ceremonia, el cuerpo sería trasladado al cementerio de Santa Rosa, al sur de la capital.