Vida

Chimborazo: Sepultados por nieve

Chimborazo: Sepultados por nieve

En el ingreso de la reserva, y entre lágrimas y abrazos, familiares y amigos aguardaban por noticias de los andinistas que quedaron atrapados en la avalancha que ocurrió en el Tayta Chimborazo, la mañana de este domingo 24 de octubre de 2021.

Ahí estaban los padres de Gregory Coro, quienes llegaron a las 09:00 y esperaban abrazarlo luego de coronar la cumbre, pero se toparon con la ingrata noticia.

“No sabemos nada, él ama estar en las montañas, ya ha hecho otras cumbres, siempre con don Kléber”, afirmó su padre mientras consolaba a su esposa, quien no dejaba de llorar.

Junto a ellos, esposa de Kléber Gualavisi rogaba a Dios y se consolaba a sí misma. “Él está bien, es un experto, debe estar ayudando a los demás”, decía.

La alerta ingresó cerca de las diez de la mañana, después de la cual grupos de rescate se activaron y miembros del Cuerpo de Bomberos de Riobamba y de un grupo del Grupo de Operaciones  Especiales (GOE) de Chimborazo fueron los primeros en acudir al sitio.

En otro incidente, 20 excursionistas sufrieron signos de hipotermia después de extraviarse en el nevado El Altar.

Se conoce que los montañistas provenientes de Quito se encontraban cerca de coronar la cima, a unos 6.100 metros, cuando una avalancha los habría cubierto.

Seis rescatistas de Aseguim iniciaron el ascenso y se esperaba que se unieran tres más.

Mientras, personal del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) bordeaba el otro flanco hacia donde la avalancha habría arrastrado varios cuerpos.

También en la reserva estaba Irene Ponce, madre de Aldo José Cunalata. Él iba con dos compañeros y formaba la última cordada de ascenso de ese día.

Según testigos, 23 personas ingresaron la noche anterior con intención de hacer cumbre. Por cosas del destino fue el último grupo en subir y la avalancha no los cogió de golpe. “Me comuniqué con él hace tres horas, todos están bien, y pudieron salvar a una chica de otra cordada, la sacaron de la nieve, mi hijo me dijo que él pudo ver cuatro cordadas adelante y que toda la cumbre Veintimilla se les vino encima”, aseguró Irene.

Autoridades establecieron la mesa técnica de seguridad, debido a la magnitud del desastre. Miembros del Ejército, Cruz Roja y bomberos de diferentes cantones y provincias del país seguían llegando hasta la montaña.