Vida

Enigmas: ¡En Quito hay un abogado que es pana de los alienígenas!

Enigmas: ¡En Quito hay un abogado que es pana de los alienígenas!

Francisco Moreno confiesa que es ‘uña y mugre’ con los extraterrestres. Tanto así, que afirma que en varias ocasiones han intentado abducirlo.

El abogado y catedrático universitario no les tiene miedo. Dice que incluso los ‘caza’ con la cámara de su teléfono a los platillos voladores. Tiene decenas de registros. Los ha visto en Cayambe, en Machala, Esmeraldas, Guayllabamba y en un viaje a Perú.

Moreno indica que los seres de otros planetas se contactan con él telepáticamente para avisarle dónde aparecerán. El último avistamiento que tuvo fue hace dos semanas cuando fue con su madre a comer caldo de gallina criolla en Lloa, en el suroccidente de la capital.

Ambos subían con dirección al Ruco Pichincha y de pronto sintió algo. Sacó su teléfono, apuntó hacia la montaña y tomó una fotografía. En ese momento no vio nada, pero cuando revisó el celular apareció una nave, según él.

El jurista envió esta imagen a un ufólogo para que lo ayudara a ampliar y mejorar su calidad y apreciarla mejor.

Hadas y naves nodrizas

El evento paranormal que más le impresionó fue cuando en una ocasión su compañera de oficina notó que algo se posó encima de Moreno.

Ellos caminaban por la plaza Indoamérica, en el centro norte, y la mujer se quedó pasmada. Le dijo al abogado que se quedara quieto. Tomó unas fotografías y grabó un par de videos. Luego le enseñó a Moreno y ambos vieron que en las imágenes y secuencias había una supuesta nave espacial encima del hombre.

Su compañera le dijo que, desde una especie de ventanas, unos seres señalaban al abogado con ademanes de que quieren llevárselo. Esto ocurrió en 2015. Desde entonces, Moreno se ha vuelto más sensible a estos eventos.

En una ocasión. Mientras daba clases a sus alumnos en la facultad de Administración sintió la presencia de un ente en el aula. Le dijo a uno de sus alumnos que se levantara e hiciera una foto desde la ventana y con dirección al sol. Cuando vieron lo que había tomado era un ser con alas y que tenía la cara de un insecto. Según Moreno, se trataba de un hada.

Enigmas - Extraterrestre - Quito
Esta sería una mujer Anunnaki.RENE FRAGA

Otro día, antes de salir al trabajo, su perro se puso inquieto y le señalaba con su hocico hacia el garaje. Moreno también presintió algo y tomó una fotografía a su vehículo. Aquel día no vio nada, pero luego de dos semanas se percató que en un espacio de la carrocería estaba plasmado el rostro de una mujer Anunnaki (seres considerados milenarios y que vivieron en civilizaciones perdidas).

Moreno explica que cuando se contacta con extraterrestres, estos le piden que envíe un mensaje a los humanos. “Ellos quieren tres cosas: que nos amemos entre humanos, que restauremos el planeta y que respetemos a otras especies”.

Tiempo de paz y amor

Juvenal Sánchez, presidente de la Comisión Ufológica del Ecuador, explica que las naves espaciales no vienen a la Tierra a jugar o a hacer bromas.

El experto añade que su intención es contactarse con gente que tenga un nivel de consciencia superior, que puede identificar lo bueno y lo malo en la humanidad.

Enigmas - Extraterrestre - Quito
En esta foto, según el abogado, se puede apreciar al piloto de una nave espacial.RENE FRAGA

“El mensaje de los extraterrestres siempre ha sido de humildad y de amor”.

Sánchez dice que las personas que no pueden observar estos fenómenos es porque no abandonan su ego ni su avaricia por las cosas materiales. Según sus investigaciones, los alienígenas aman la naturaleza y esa ha sido una de las causas por las que no han tenido contacto “porque se dan cuenta cómo somos los humanos con esta”.

El abogado también afirma que ha viajado en el tiempo. Ha estado en la época en la que vivió Jesucristo, según él.