Vida

La transición de Gobierno se enfocará en salud y economía, según ministro de Trabajo Andrés Isch

La transición de Gobierno se enfocará en salud y economía, según ministro de Trabajo Andrés Isch

Con el acompañamiento de Naciones Unidas, el Gobierno de Lenín Moreno avanza en la transición del poder a su sucesor Guillermo Lasso, en un proceso que se enfocará en resolver los problemas sanitarios y económicos.

"Ningún tema coyuntural es más importante que el proceso de vacunación y combate a la covid", dijo en una entrevista con Efe el ministro de Trabajo y encargado de la transición, Andrés Isch, al advertir que la vacunación está íntimamente ligada a la economía, en particular por la urgencia de reactivar los sectores productivos y restablecer las redes de bienestar social.

Una relación que extiende sus vertientes por los acuerdos comerciales y los compromisos de deuda externa e interna, y por la que pasa la restauración del equilibrio social después de las severas consecuencias que ha tenido la pandemia en el país andino.

El circulo vicioso

Ecuador acumula este miércoles 350 539 casos desde que se inició la pandemia y registra un total de 17 400 defunciones entre confirmados y probables por la enfermedad respiratoria

El plan de vacunación avanza lentamente y, sin él, será difícil reactivar los sectores que se han ralentizado y hasta parado por el confinamiento inicial entre marzo y mayo de 2020 y las restricciones desde entonces.

Están también, abundó Isch, "los problemas históricos en política laboral", en un país donde "la mitad" de la mano de obra estaba "en la informalidad", y donde aún existen "grandes brechas salariales entre hombres y mujeres" y "dificultades de los jóvenes para acceder al mercado formal de trabajo".

Un vínculo que también ha reconocido Lasso, quien el lunes anunció su prioridad de cumplir la promesa electoral de vacunar a 9 millones de personas en sus primeros 100 día de gobierno, y "no solo por salud, sino también por la economía", dijo al sumar el combate a la "la pobreza" y "el desempleo" en sus prioridades más inmediatas.

Con su salida, el actual Ejecutivo nacional dejará al país con una deuda que bordeará los USD 70 000 millones (un 63% deL PIB en 2019), que corresponden a deudas de anteriores Gobiernos y a préstamos asumidos en 2020 para tapar un gigantesco agujero fiscal originado por la pandemia.

Para Isch, Ecuador "logró sortear 2020, entre otras cosas, porque se mostró como un socio confiable y abierto al mundo", lo que le permitió obtener alrededor de USD 8 000 millones créditos.

Entre otras prioridades en el proceso de transición, mencionó también la seguridad interna y externa, así como compromisos de Ecuador con sus vecinos y otros países de la región "para protegernos mutuamente".

Ayuda del PNUD en la transición

Los preparativos para la transición comenzaron hace varios meses con el acompañamiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en dos fases: el preempalme y el empalme.

En la primera, según Isch, se preparó información sobre las iniciativas más importantes del actual Gobierno, como contratos en curso y bases de datos, y que deben ser del conocimiento de la nueva Administración.

En la segunda fase se busca empatar el plan del Gobierno entrante con las instituciones, e incluye la entrega de información y de la metodología de Naciones Unidas para el proceso.

En una tercera fase se elaborarán paquetes de información de las instituciones y datos sobre su arquitectura institucional: presupuestos, proyectos y procesos judiciales en marcha, entre otros.

Esa etapa comenzará después de la reunión protocolaria que Moreno y Lasso tienen previsto celebrar la próxima semana, indicó Isch al detallar que hay más de 130 iniciativas sobre temas coyunturales y estructurales.

Proceso ordenado


Moreno aseguró antes de los comicios que el proceso se realizará de forma ordenada y democrática, a lo que Isch agrega que con ello podría sentar un precedente en la nación, "un hito" que "le haría muy bien al país" para evitar el "borra y va de nuevo de todo".

"Si queremos construir una casa sólida en la que quepamos todos los ecuatorianos (...) no podemos tumbarla con cada cambio de Gobierno. Tenemos que corregir lo que haya que corregir, pero también usar los cimientos y las bases para construir a partir de eso", explicó el ministro al mencionar las políticas sociales entre los asuntos fundamentales que la nueva Administración puede fortalecer.