Vida

Otro sicariato en La Libertad

Otro sicariato en La Libertad

En menos de 72 horas, otro crimen al estilo sicariato estremece al cantón La Libertad. La mañana del martes 8 de junio fue asesinado a tiros Santiago Zambrano Oña, de 29 años. Sus victimarios lo acribillaron cuando caminaba por la Séptima Avenida con destino al sector del mercado.

Siete disparos se escucharon en el lugar, pero fueron dos los que terminaron con la vida del hombre que cayó abatido al pie del parterre de una vivienda. Los homicidas, que cubrían sus rostros con cascos, fugaron en una moto color negro sin placa.

El caso conmocionó a los pobladores. Entre las personas que se aglomeraron para observar al fallecido, uno de ellos logró reconocerlo. “Es el hijo de una señora que tiene un restaurant en la calle Guayaquil”, dijo angustiado.

Minutos después que se identificó a la víctima llegaron al lugar sus familiares. Una mujer traspasó la cinta que los uniformados habían puesto para efectuar las pericias. “Déjenme ver si es Santiago, él no puede estar muerto”, gritaba la fémina mientras se abría paso entre los agentes que tuvieron que esforzarse para controlarla.

Ante la angustia de la allegada del occiso, una joven policía la abrazó y trató de consolarla, en tanto sus compañeros aceleraban el procedimiento de levantamiento del cadáver y su traslado al anfiteatro. “Quiero estar junto a él, quiero verlo”, repetía con llanto la mujer.

Ataque de bandas

En las investigaciones no se descarta que esta muerte esté relacionada con los otros siete asesinatos ocurridos hace unas semanas cuyas características son similares. No se considera delincuencia común, pues más bien se trataría de bandas criminales organizadas que planifican la muerte de sus víctimas.

“Al parecer se pelean por territorios para la venta de droga, la inteligencia policial tiene que actuar de manera inmediata y detener esto porque, al parecer, ya se salió de las manos”, señaló el morador Stalin Borbor, quien no salía del asombro por el hecho.

El coronel de Policía Edison Miranda, jefe del Circuito La Libertad, confirmó que el fallecido tenía antecedentes penales: en el 2017 fue detenido por robo y mantenía un proceso de investigación y en el 2019 por asesinato.

El oficial narró que por versiones de los familiares se supo que Zambrano Oña recibió una llamada a su teléfono móvil, por eso salió de su vivienda para encontrarse supuestamente con las personas que lo citaron detrás del mercado, pero en el trayecto se encontró con sus verdugos que le dispararon sin piedad.

En el sitio del crimen se detuvo a tres personas para investigaciones. “Estamos aún en el proceso de flagrancia y no podemos confirmar si ellos participaron de este hecho”, indicó Miranda.

El gobernador de Santa Elena, Fulton Anchundia Pacheco, mantuvo reuniones con las autoridades locales para de manera urgente poner en marcha un plan de seguridad. Una de las acciones sería que los militares salgan a patrullar junto a la policía.