Vida

Propietarios del transporte escolar de Imbabura denuncian con movilización que llevan un año sin trabajo

Propietarios del transporte escolar de Imbabura denuncian con movilización que llevan un año sin trabajo

Unas 80 busetas de servicio escolar e institucional recorrieron la mañana de este martes 2 de marzo del 2021, las principales calles de la ciudad de Ibarra, en la provincia de Imbabura, situada en el norte de Ecuador.

Sonando los pitos, los vehículos de color amarillo respondieron a la movilización que convocó para este martes la Federación Nacional de Transporte Escolar e Institucional del Ecuador (Fenateie) en todo el país. La entidad tiene 14 900 socios a escala nacional.

Varios automotores tenían en sus ventanas carteles indicando que los vehículos están de venta, porque no tiene trabajo desde hace un año, a causa de la pandemia del covid-19. Otras leyendas señalaban que con el dinero de la venta de los automotores esperaban cancelar las deudas acumuladas que mantienen con las instituciones financieras.

Según Fernando Barreno, presidente de la Unión Provincial de Transporte Escolar e Institucional de Imbabura y miembros del directorio de la Fenateie, este gremio decidió salir a las calles en demanda de tres planteamientos.

El primero es solicitar al Gobierno Nacional que inste a las Agencia Nacional de Tránsito (ANT) que se permita laborar a los transportistas de servicio escolar e institucional en otras áreas como turismo y viajes, mientras dura la crisis sanitaria. También piden la compresión a las instituciones financieras para que les ofrezcan un trato preferencial para pagar las deudas que mantienen, debido a la crisis sanitaria que les impide laborar. Y, tercero, que se frene el incremento periódico de los precios de los combustibles en el país.

Los transportistas escogieron las calles en donde están ubicados los edificios de bancos y cooperativas de crédito con los que mantienen deudas. La movilización estaba convocada para las 12:00. Pero, en Ibarra decidieron realizar la marcha motorizada una hora antes, para evitar que la fuerza pública les cierre el paso.

Los manifestantes mostraron su preocupación principalmente porque no se vislumbra una solución a corto plazo, debido a que los planteles educativos continuarán por algunos meses más trabajando con la modalidad de clases virtuales.