Vida

Quiteño, tome nomás agüita del grifo

Quiteño, tome nomás agüita del grifo

Después de varias horas los técnicos de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado determinaron que el agua no tiene rastros de contaminación por el combustible derramado en el kilómetro 27 de la vía Pifo - Papallacta, al nororiente de Quito.

En el comunicado anunciaron el levantamiento de la alerta de prohibición de consumo que fue declarada al mediodía de este domingo.

Al menos 8.000 galones de diésel se derramaron en el kilómetro 27 de la vía Pifo - Papallacta, luego de que un tanquero se volcara en la zona. Y Quito fue la víctima.

Ocurrió la noche del sábado, pero las autoridades anunciaron al mediodía de este domingo 22 de agosto que el sistema de captación de agua, San Juan, resultó afectado por el combustible. Esto representa el 70 por ciento del servicio para la ciudad.

Las alarmas se prendieron, por lo que la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado (Epmaps) solicitó a los quiteños que no consuman el líquido, ni siquiera hervido, debido al peligro de contaminación.

Luis Collaguazo, gerente de operaciones, explicó en rueda de prensa que San Juan abastece a las plantas de Paluguillo y Bellavista que, a su vez, suministran de agua a la zona norte de la capital. “Desde la avenida Colón hasta Calderón y las parroquias nororientales, es decir, desde Pifo hasta Guayllabamba”, comentó.

Todavía no se ha dispuesto el corte del servicio en estos sectores, pero sí la suspensión del paso del agua desde la captación a los tanques. Las reservas de estos tanques durarían unas ocho horas.

Para ello, según Collaguazo, se han contratado 20 tanqueros que se suman a los cuatro de propiedad de la empresa para distribuir en los barrios, en los horarios que serán informados por las redes sociales del Municipio de Quito.

Trabajos de limpieza

Jorge Sánchez, director de operaciones del Cuerpo de Bomberos de Quito, informó que en el siniestro no hubo heridos y que aún se investigan las causas.

“La vía estuvo cerrada por tres horas pero los trabajos de limpieza se extendieron hasta las 8 de la mañana de hoy (domingo)”, explicó.

Además, la empresa responsable colaboró con la limpieza, según el bombero.

Las consecuencias

Gabriela García, gerente encargada de ambiente de la Epmaps, comentó que los primeros exámenes de laboratorio no han arrojado signos de contaminación.

“Esta medida es por prevención por las implicaciones para la salud de consumir agua contaminada”, agregó.

Según García, el sistema digestivo sería el más afectado en el caso de ingerir rastros de combustible. Con síntomas como dolores de estómago.

“Debemos garantizar la calidad del agua a través de varios análisis”, concluyó.