Vida

"Sin foto no hay vacuna"

El grupo de WhatsApp de las primas de Andreina Navarrete está lleno de fotos de la vacunación de sus parientes. Muchas grabaron o fotografiaron su proceso de inmunización para celebrarlo internamente en el chat familiar. Solo una de ellas compartió su júbilo en su cuenta de Instagram.

Sin embargo, la portovejense es feliz cuando ve que alguien publica en redes sociales que se ha inoculado. “Para mí también es motivo de alegría, porque me gustaría ver a todos vacunados y que nadie tenga que sufrir alguna mala consecuencia por este virus”, dijo la exreina de la capital manabita.

Desde que empezó la campaña de vacunación masiva en el país, es normal abrir las redes sociales y toparse con comentarios, fotos y hasta vídeos del proceso. Esta ‘moda’ ha sido motivo para la creación de memes en los que se bromea con que “sin foto del carnet no hay vacuna”.

Sin embargo, para las hermanas Magdy y Gabriela Mendoza, grabar o fotografiar el proceso va más allá. “Lamentablemente, en nuestro país existe la viveza criolla y hemos visto casos de gente que hasta hace negocio con la vacuna, que hacen que te la ponen y no te aplican nada”, coinciden. Ellas creen que esta es una forma de asegurarse con el proceso ante las múltiples denuncias de este tipo.

Gabriela contó que en el lugar donde se aplicó su vacuna, el exaeropuerto Reales Tamarindos, incluso le recomendaron grabar el instante en el que le aplicaban la dosis, para que ella corroborara que todo se dio con normalidad. “Hemos llegado a ese nivel de desconfianza y es una forma de asegurarnos”, dijo.

Para Angélica Salinas, esta es una manera de incentivar a que más gente se anime y se vacune, a través de los mensajes positivos de otras personas que comparten sus experiencias en torno a la vacunación.

Considera que aún hay personas que dudan del proceso porque reciben un sinnúmero de información falsa y sin verificar que los hace tener miedo.

“Es lamentable la desinformación que hay. Las personas no leen fuentes oficiales y dudan de la ciencia, pero creen en las cadenas y videos de WhatsApp”, comentó Madgy, quien tiene una empresa de distribución de comida saludable y entre los requisitos que solicitará a su personal es que esté vacunado.

Entre todos estos vídeos que circulan en torno a la vacunación hay unos que se han viralizado. En los últimos días se difundió la grabación de un hombre, que usaba un antifaz de panda, que supuestamente tenía fobia a las inyecciones.

Aunque no se ha confirmado su realidad, decenas de usuarios tomaron a este clip como un ejemplo para exaltar que hay personas que, a pesar de tener miedo, acceden a la vacunación por el bienestar común.

Para Christian Espinoza, especialista en estrategias de comunicación digital y manejo responsable de redes sociales, este tipo de publicaciones es la exteriorización de la satisfacción de sentirse más seguro frente a la pandemia. Además, esta difusión podría provocar en otras personas que sientan la necesidad de estar pendientes de cuándo les toca a ellos. “Es una especie de campaña natural en redes sociales de la importancia de la vacuna, que ha producido memes y que ha permitido hacer un seguimiento del proceso. Ayuda a combatir la desinformación”, analizó.